El mito de Tiamat: ¿Diosa primigenia o planeta faltante? (8)

Marte cuencas de Hellas, Isdis y Argyre.jpg“Cataclismo cósmico (¿fortuito o provocado?) y las huellas en Marte”

Dejemos atrás las hipótesis de Anton Parks, y volvamos a fijarnos en ese hipotético planeta Nibiru, sin perder de vista el contexto de todo el Sistema Solar y los cambios que pueden haber acontecido desde su temprana edad. Si Nibiru no fuera ese planeta que según Sitchin completaba una órbita y/o se acercaba a nosotros cada 3.600 años…¿Cabrían otras posibilidades? Sí. Podríamos considerar una, sin duda descabellada y pura ficción para algunos: Que Nibiru o Marduk fuera una nave extraterrestre. Un gran ingenio, quizá en forma esférica o de planeta, quizá una nave de guerra provista de enorme poder destructivo.

luna-artificial-1.jpg

¿Y por qué plantearse esta posibilidad? Por varias razones. Primera, porque de no ser un planeta que se acerca cíclicamente (y al descartar este aspecto, descartamos cometas, asteroides…), pero ser efectivamente “algo” ahí fuera, ¿qué podría ser? Segunda, porque de momento no se ha podido localizar ningún cuerpo celeste que cumpla los requisitos. Y tercera, quizá por desplegar cierto sentido de la sospecha. Aquellas explicaciones, según el mito babilónico, de Marduk lanzándole ese rayo, ese Viento Maligno, ese Imhullu, a Tiamat y partiéndola en dos mitades, suena bastante a no sólo una pugna, sino a acto bélico. Mejor dicho, suena a empleo de un arma letal de tecnología avanzada…

naves 2

(¿Sería Nibiru/Marduk no un planeta, sino un cuerpo artificial, una nave?)

Según algunas hipótesis (entre ellas Parks) se habría desarrollado una guerra entre seres de distintas razas, quizá entre diferentes estirpes reptilianas. Una de las facciones se habría escondido en el planeta Tierra, pero astutamente habrían hecho creer a sus perseguidores (mucho más numerosos y poderosos) que estaban refugiándose en Tiamat (o Mulge). Los verdugos habrían mordido el anzuelo y habrían destruido este planeta hoy faltante.

guerra 1.jpg

¿Descabellado? ¿Estarían estos seres que habrían huido, a día de hoy todavía entre nosotros, pero bajo tierra? ¿Podrían ser seres reptilianos intraterrenos?

lalartuu.png

guerra 4.jpg

¿O podría Mulge haber estado habitado, y ser de una importancia extrema? ¿Podría nuestro Sistema Solar haber sido el teatro de operaciones, hace miles, quizá millones de años, de escaramuzas entre razas alienígenas?

¿Podrían incluso haber construido cuerpos artificiales, o bases secretas de vigilancia y monitoreo? ¿Podrían haber estado habitando algunos planetas, y haber sido destruidos esos asentamientos, como podrían sugerir algunos vestigios?

sun winged ashur 2

(De nuevo podemos ver a ese sol alado. Representando a Utu/Shamash o la divinidad conocida como Ashur, posteriormente presente en el mazdeísmo, con ese símbolo denominado “faravahar”. ¿Es simplemente una representación mitológica, o estamos viendo que esos antiguos pueblos retrataban naves espaciales? Recordemos, por cierto, que en el mito de Ninurta y Anzu, ambos se desplazan en “grandes águilas” que se denominan “Mu”. Ninurta le dispara el “til-dum”, una especie de rayo, “a las ruedas dentadas” del Mu de Anzu. ¿Estamos ante descripciones sospechosamente precisas, de nuevo ante actos bélicos que implican tecnología?)

Por supuesto, todo esto a priori suena absolutamente a ciencia ficción, especulación y fantasía. No obstante, dejando de lado supuestas guerras alienígenas o la teoría de un gran cuerpo de movimiento cíclico, nos queda la hipótesis de un impacto puntual con un gran cuerpo celeste, explicación mucho más racional y “científica”. Si existió un gran planeta entre Marte y Júpiter, pudo ser destruido por una gran colisión cósmica (como sugirió, una vez más, Sitchin, pero quizá no los sumerios…). Ese planeta faltante, también llamado Faetón o Phaeton, vendría a cubrir esa posición y concordaría con la famosa ley de Titius-Bode (que no habíamos mencionado), de forma análoga a como ahora concuerda si se le aplica a Ceres, el mayor de los asteroides de ese cinturón.

Y aquí es donde podríamos mencionar a Marte, puesto que es un planeta que presenta grandes incógnitas. Y una de las más remarcables es esa enorme diferencia entre sus dos hemisferios. Si Mulge o Tiamat fue hecho pedazos por una gran colisión, Marte pudo recibir un aluvión de impactos de enormes fragmentos. Y es que las colisiones son algo que manejan de forma teórica físicos y astrónomos, y todo parecería indicar que el hemisferio sur marciano habría sido el receptor de esa lluvia de rocas. Ésta es la dicotomía marciana o ese enorme dimorfismo entre ambos hemisferios, en esencia:

El hemisferio norte es mucho más joven y llano, ya que su relieve es relativamente suave y libre de cráteres, y la mayoría de la superficie se encuentra a menos de 1.000 metros por debajo del nivel medio. Sin embargo en el hemisferio norte encontramos la Cuenca Borealis…

cuenca bo.jpg

…el lugar donde supuestamente impactó un cuerpo de gran tamaño, en un evento catastrófico cuya huella tiene 8.500 kilómetros de anchura y 10,600 de longitud (tiene forma elíptica): Es cuatro veces más grande que el mayor cráter de impacto conocido del Sistema Solar (la cuenca de Hellas, también en Marte, y la de South Pole-Aitken, en la Luna),o en otras palabras, es tan grande como Asia, Europa y Australia juntas.

hellas planitia 1.jpg

(La cuenca de Hellas Planitia en Marte)

normal_South_Pole-Aitken__Basin_LIDAR_LTVT.JPG

(Otro cráter de impacto: South Pole-Aitken, esta vez en la Luna)

Una teoría presentada por 4 equipos distintos en el 2008 (pero que no convencía a muchos científicos, pues no resolvía varios enigmas) sostenía que un objeto de 2.000 kilómetros de diámetro golpeó al planeta hace 3.900 millones de años, chocando de forma oblicua, con un ángulo de 45 grados, algo que explicaría la forma oval de la cuenca y permitiendo que la elipse del cráter no se destruyera.

Sin embargo el hemisferio sur es totalmente distinto: Son tierras altas viejas que se elevan por término medio 4 kilómetros más que las del norte, y donde la corteza es 25 kilómetros más gruesa y hay multitud de cráteres. Un equipo de geofísicos del Eidgenössische Technische Hochschule de Zurich (ETH), sugirió que un gran cuerpo celeste habría impactado violentamente en el polo sur del planeta rojo, hace millones y millones de años, cuando el Sistema Solar estaba viviendo su infancia. Habría sido un cometa o un planeta errante, a una velocidad estimada como baja, unos 5 km/seg, perforando la superficie como un cuchara a un flan, y generando un océano de magma que se extendió por todo el hemisferio sur marciano.

Impacto-en-Marte.jpg

Esto provocó una intensa actividad volcánica que afectó a la geología de Marte durante tres millones de años y fue el origen de todas esas mesetas rocosas en el hemisferio sur. La explicación más plausible de esa orografía -y estamos siempre ateniéndonos a las investigaciones e hipótesis dadas por la ciencia- es que Marte sufriera el impacto de un objeto enorme y de una alta densidad, probablemente un planetoide formado en su mayor parte por hierro, y con un diámetro de al menos 3.200 kilómetros.

Hemisferios-de-Marte(Las enormes diferencias entre ambos hemisferios probablemente se deban a actividad volcánica, y ésta a su vez a uno o varios impactos descomunales, siempre según la ciencia)

Tal cataclismo hubiera significado una fuga enorme de calor, haciendo del planeta un lugar frío, además de eliminar prácticamente su campo magnético. Además, esos cambios dramáticos hubieran supuesto la evaporación de los océanos de agua y quizá la extinción de posible vida.

History_of_water_on_Mars.jpeg

(La pérdida paulatina del líquido elemento, H2O, reflejada en una historia de billones de años, “billion years ago”)

marte viento solar.png

(El planeta Marte, desde el punto de vista de la habitabilidad, ha tenido muchísima “mala suerte”. Aparte de perder sus océanos de agua, la ciencia sabe que ha perdido la mayor parte de su atmósfera, a consecuencia del viento solar -iones cargados eléctricamente-  en una tasa estimada de 100 gramos por segundo)

El hecho es que otro impacto fenomenal, el que causó el cráter de Hellas Planitia (punto más bajo de Marte, con una profundidad aproximada de 6.000 metros) está datado también en unos 3.900 millones de años de antigüedad, y sucedió en el polo sur marciano. Las mismas cifras se manejan para la Cuenca Aitken, en el polo sur lunar (cráter de impacto de 12 km. de profundidad) y para explicar cómo la Luna nació -hipotéticamente- del choque contra la Tierra de un objeto del tamaño de Marte. En general la ciencia maneja esa hipótesis que es conocida como “bombardeo intenso tardío”: Los planetas interiores -Mercurio, Venus, la Tierra y Marte- habrían sufrido grandes impactos en su formación, y un gran impacto también podría explicar que Venus rote en sentido contrario al resto.

vwee.jpg

En resumidas cuentas, parece que una oleada de asteroides barrió el Sistema Solar en su temprana edad, puesto que las huellas dejadas hace unos 3.900 millones de años están ahí. Algo ocurrió. ¿Tendría que ver con el Cinturón de Asteroides o ese planeta faltante? Se plantean distintas variantes para explicarlo. Pero podemos volver a esas conjeturas sobre Venus, Mulge o Tiamat antes esbozadas, además de que en lo que muy probablemente le sucedió a Marte tendríamos un magnífico ejemplo (otro dato es el de la inclinación de su eje de rotación, unos 25 grados sobre el plano horizontal).

La reflexión que nos debería valer, a nivel general, es que en el Sistema Solar tienen que haberse producido acontecimientos extraordinarios, a nivel de colisiones y otros hechos, que hayan conformado su formación y su actual configuración. Y esto significa una historia llena de preguntas y de misterios. La misma existencia y origen de ese Cinturón de Asteroides ya es todo un enigma. En cuanto a misterios, Marte es un buen ejemplo, pues este planeta, por todos sus indicios y todas sus huellas, recibió en el pasado impactos descomunales, tengan o no que ver con ese cinturón (pero también es casualidad que se encuentre justo al lado). Repasar la hipotética existencia de Tiamat, ese planeta faltante, aún nos aporta más posibilidades y preguntas…

Imagen de Marte durante la última era glacial (NASA).jpg (Imagen de la NASA de Marte durante la última era glacial. El planeta “rojo” parece no ser tan rojo en realidad, y desde luego está plagado de misterios. Poseyó océanos de agua, se pueden apreciar antiguos glaciares y tiene depósitos subterráneos de hielo. Incluso se especula, entrando en la polémica, con la existencia hace quizá millones de años de civilizaciones habitándolo, dadas las aparentes construcciones artificiales -para algunos teóricos- léase esa pirámide pentagonal u otras rarezas muy sospechosas. El misterio está servido)

 

Anuncios
Categorías: mitos sumerios | Etiquetas: , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: