El mito de Tiamat: ¿Diosa primigenia o planeta faltante? (7)

alpha-drac.jpg“La hipótesis Neb-Heru/Venus y la conexión egipcia”

Olvidémonos ahora de los postulados de Sitchin acerca de Nibiru, y veamos otra argumentación sumamente interesante: La hipótesis Nibiru/Neb-Heru, línea de investigación propuesta por un autor hasta ahora bastante ignorado pero que está ganando más y más peso en estos temas rodeados de misterio y sepultados por el paso de los siglos: Anton Parks. Aquí no entraremos a valorar la obra y las tesis de este autor. Su universo particular es fascinante, absorbente y por supuesto no exento de controversia. ¿Relato novelesco, ciencia ficción, investigación seria y rigurosa, contacto psíquico, invención, crónica bastante fidedigna de unos hechos que acontecieron, o mezcla de todo lo anterior? Sin duda, este autor puede dejar cierta huella en el lector, porque le hace plantearse cuestiones y preguntas. El caso es que esa tesis Nibiru/Neb-Heru merece ser escuchada, una línea de pensamiento que defienden otros autores, como por ejemplo la egiptóloga Antoine Gigal. Veamos en esencia en qué consiste…
paa.jpg
(Parks y Gigal)
Lo primero que hay que decir es que los antiguos sumerios y babilonios denominaban a Nibiru como Neberu (vocablo con otras variantes). Según Parks, hay indicios de Nibiru o Neberu/Marduk en la literatura mesopotámica, como un planeta misterioso mencionado en pocas tabletas (el Enûma Elish y ciertos comprimidos).
marduk hercolobus.jpg
En cuanto a toda la controversia generada por Sitchin, Parks se refiere cómo no al famoso grabado VA243 y a las inscripciones en él comentadas antes [aquello de “Dusbsiga (nombre personal), Ili-illat (nombre personal), su siervo”]. Esta cuestión fue objeto de estudio por parte de Anton Moortgat para Vorderasiatisches Museo de Berlín, y publicado en 1940 (Michael S. Heiser también se refiere a este punto). Según Parks, las tablillas mesopotámicas muestran que Neberu es una estrella nómada que altera periódicamente los asuntos de los dioses y los seres humanos. Su origen es “el lugar de la batalla celestial“. Esta ubicación es muy importante porque nos recuerda el simbolismo del árbol “Ised”, el pivote explotado en el horizonte o el de la explosión de la colina de los ancestros primordiales entre los antiguos egipcios. Esta ideología sugiere que el sacrificio del árbol permite la salida de una serpiente celestial, que no es otra que Horus. Pero el Señor Horus se dice Neb-Heru en el antiguo Egipto. A su vez, ese árbol Ised simboliza a Osiris y las luchas de éste contra Seth.
seth 1.jpg
(“Seth era la representación de la fuerza bruta, de lo tumultuoso, de lo incontenible. Señor de las tinieblas, dios de la sequía y del desierto. Seth fue la deidad de las tormentas, de la guerra y de la violencia; aunque también fue el dios de los oasis en su faceta más benévola. El asesinato de su hermano Osiris representaba la lucha de la oscuridad y la luz, del mal y del bien.”)
El Señor Horus (Neb-Heru), hijo del árbol sagrado, juega un papel de vigía y protector. Sus idas y venidas alrededor del árbol moribundo determinan el curso del sol, y al mismo tiempo se le considera un nuevo sol. Es la misma concepción que la del Neberu mesopotámico que parece hacer viajes de regreso a la Tierra y que se iluminó también, como un nuevo sol cuando apareció en nuestro cielo.
Horus contra Seth    (Horus contra Seth)
Volveremos en un momento a esa conexión con la mitología egipcia. Parks, para dar más peso a sus argumentos, nos habla de más literatura mesopotámica, y en concreto de textos caldeos y asirios (grandes astrónomos). Ambos pueblos mencionan a un astro al que denominan Mulge (“La Estrella Negra”), situado entre las órbitas de Marte y Júpiter, y al que consideraban “el maestro del infierno” o “maestro del abismo”. Las semejanzas con esa colina del horizonte egipcio son claras en esta forma caldea Mulge, que es el maestro del abismo inferior, donde los muertos bajan (la montaña del oeste, donde el sol se pone). El planeta Venus es una extensión brillante en el cielo.
vvv.jpg
(La Luna y Venus en el horizonte crepuscular)
La idea esencial es la siguiente: Mulge era el cuerpo que orbitaba entre Marte y Júpiter, y que fue destruido dando lugar al Cinturón de Asteroides (en este sentido, sería el equivalente del Tiamat sitchiniano). Y Venus era su satélite, denominado Mulge-Tab, y al producirse tal cataclismo Venus se mantuvo errante en el Sistema Solar, con órbitas y dinámicas inestables y peligrosas que amenazaban a “humanos y dioses” hasta que se acabó estabilizando.
Volviendo a los antiguos egipcios, para estos Venus es Neb-Heru ( o Nebheru, el señor Horus, la casa de Hor, la casa de Horus, el Horus dorado, y también Hathor), el vengador de su padre Osiris. Los textos funerarios lo explican claramente y asocian a Horus con la Estrella de la mañana.
MULGE PARKS
Pero lo que resulta sumamente interesante es que Parks ve una clara correlación entre la destrucción del planeta Mulge y el mito egipcio del asesinato y desmembramiento de Osiris a manos de Seth. Desmembramiento del cuerpo = Explosión y conversión en innumerables fragmentos, el Cinturón de Asteroides. Antes de seguir hagamos dos puntualizaciones:
-Parks establece correlaciones entre las mitologías sumerias/babilónicas y las egipcias, y también entre sus deidades. No es el único autor que desarrolla este tipo de hipótesis, que resultan enigmáticas y fascinantes. Así podríamos encontrarnos con que Enki/Ea (o Sa’am) es Osiris-Horus y Enlil podría ser Seth.
-Esa destrucción del supuesto planeta Mulge no fue algo fortuito, sino consecuencia de un acto hostil. Según este autor, los Anunna, en sus guerras con sus oponentes u otras facciones, destruyeron el planeta hace más de 10.000 años. Los Anunna que después se convertirían en los Anunna-Ki (los hijos de An, que del cielo llegaron a la Tierra, pues Ki significa Tierra y también la tercera dimensión). Así que tenemos esa lucha fraternal a muerte entre Osiris y Seth, y una guerra en el Sistema Solar que implica la destrucción de un planeta. En apariencia las piezas encajan.
cinturon-asteroides1.jpg
En la literatura egipcia, Osiris reinaba en el mundo de los muertos y su forma mesopotámica (el dios Enki-Ea) es el maestro del abismo. Mulge es una estrella que ya no existía en la época de Babilonia, pero en el inconsciente colectivo, simbolizaba la muerte y la destrucción.
El hijo de Mulge (Osiris) es por lo tanto Horus, es decir, Neb-Heru. Nin-dar es el sol por la noche, el sol que se esconde en los bajos fondos de la mitad de la carrera. Es el equivalente de la Ra’af egipcio, el sol negro, el nombre dado a Osiris después de su muerte y de su extensión, su hijo Horus reencarnado él mismo. El hijo, el satélite que es eyectado tras la destrucción de Mulge, vengará la muerte de su padre. Su movilidad, sus trayectorias erráticas, le darán paradójicamente ventaja para combatir a sus enemigos, las fuerzas del mal.
Parks estudia el planeta Venus visto por diferentes culturas, y hace notar que Venus siempre nace de la destrucción de su progenitor. Explora las conexiones entre varios mitos que ven al planeta Venus como habiendo causado inundaciones sobre las edades. En las tradiciones mesopotámicas, Venus y su progenitor llevaban los nombres Neberu y Mulge, y comienza a entender la hermética ideología de los egipcios que vieron en el desmembrado Osiris el cinturón de asteroides. De ahí infiere que el árbol destruido del horizonte y la colina primordial de la cual emergió el nuevo sol (Venus) forman una identidad: una imagen celestial de Osiris en el cielo.
akhet sign.jpg

(El Sol en el horizonte en la simbología egipcia, denominado como “A’akhet, el Horizonte”. Se ve al astro entre dos montañas, y custodiado por Akher, el dios del doble león, el guardián de la salida y puesta del sol. Y entre los dos leones está el símbolo del akhet que representa el horizonte. Y precisamente al planeta Mulge también se le denominaba A’akhet. Alrededor de este planeta gravitaba una gran luna que habría sido expulsada tras la explosión de la Mulge-A’akhet. De ahí el concepto para los egipcios de “el estallido de la colina”. Esta luna sería la futura Venus. Parks la denomina Mulge-Tab, el compañero de Mulge)

Los faraones (imágenes de Horus) simbolizan a Venus. Descubre a través de un estudio de los textos funerarios egipcios que el alma de los faraones debe hacer el viaje celestial que permite la reunión del cuerpo desmembrado de Osiris en el cielo, y la restauración del previamente interrumpido universo. Para ello deberán seguir el antiguo sendero de Neb-Heru (Horus-Venus), la órbita que va desde la luz hasta las sombras. Todos estos descubrimientos conducen a la evidencia de que el astro Neberu mesopotámico y el Neb-Heru egipcio forman la misma imagen astral. Parks afirma haber recopilado una gran cantidad de leyendas alrededor del mundo que afirman o implican que el planeta Venus se ha movido varias veces en el Sistema Solar antes de establecerse y habría causado problemas de clima en la Tierra. Ésta es en esencia la hipótesis de Anton Parks, que desarrolla con mucho más detalle fijándose en distintos mitos y culturas (por ejemplo, citando textos caldeos).

Isis Osiris[En el mito, Isis conseguirá reunir los trozos de su desmembrado esposo -excepto el miembro viril- y tomando la forma de ave logrará ser fecundada y dar a luz (¿o clonar, crear?) a Horus, de esta forma hijo (¿o nueva versión?) de Osiris]

Para abandonar esta incursión en el universo Anton Parks, aún podemos hacer dos precisiones más (para, si cabe, añadir más confusión). Este autor, aparte de ese hipotético planeta Mulge, nos presenta dos conceptos bien definidos pero que no son ningún planeta: Tiamate y Tiamata.

Tiamate sería nuestro Sistema Solar, situado en la intersección de numerosas rutas galácticas, «el lugar donde se intersectan la Compasión y la Vida» (tal como hemos visto en el anterior diagrama de los distintos planetas).

Tiamata sería un ser concreto, una reina reptiliana. También conocida como Tehum (en hebreo). Reina Ušumgal de los Gina’abul de la Osa Mayor. Llamada Tigeme (nombre emenita) por los Gina’abul machos de allá. Madre Genética de Lahmu y Lahamu. Usó material genético de los Abgal (seres anfibios) de Sirio para crear a Nammu. Su nombre significaría «Sirviente de la Vida». Por tanto, una diosa creadora de vida. De nuevo, las piezas parecen encajar, aunque sea en parte, con lo que es la mitología.

Tiamata

(Tiamata. ¿Tendría este aspecto esta reina lagarto?)

Alpha Draconis the Anunnaki

(¿O quizá tendría este otro aspecto?)

Ya que hemos nombrado a Nammu, detengámonos por un momento en ella. Hagamos memoria por un instante, porque Nammu aparece al principio de este artículo: En la cosmogonía sumeria, era ese abismo sin forma o ese mar primordial de agua salada (que para los acadios, se identificaría con la diosa Tiamat). Pero bajo esta nueva perspectiva, parece otro personaje importante: Nammu o Mamitu. También conocida como Damkina, Ninti y Nut. Anfibia (más pez que reptil). Creada por Tiamata, en parte, con sus propios genes y material genético de Sirio. «Madre Tutora» de los Kadištu en Uraš (la Tierra). Creadora de los Namluu y con Sa’am, co-creadora de los Nungal. «Reina del Trono» en Egipto…

Nammu Mamitu

(Nammu o Mamitu)

Goddess Nut[1]

(Nut sería el nombre egipcio para Nammu. Esta reina representaba la bóveda celeste con su cuerpo. Era considerada la diosa del cielo, creadora del universo físico y de todos los astros. Pertenecía a la Enéada de Heliópolis como hija de Shu y Tefnut. De nuevo la conexión egipcia)

 Y hasta aquí, la interesante hipótesis de Anton Parks (que hemos esbozado, de hecho es mucho más compleja y detallada…).

Anuncios
Categorías: mitos sumerios | Etiquetas: , , , , , , , , , , , | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “El mito de Tiamat: ¿Diosa primigenia o planeta faltante? (7)

  1. Pingback: Los Siete Sabios sumerios: ¿Simple mito o seres reales? | denderapumapunkusumeria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: