El mito de Tiamat: ¿Diosa primigenia o planeta faltante? (1)

Tiamat 3Antes que nada, voy a presentarme. Me siento cómodo con mi pseudónimo de “whatgoesaround” y es el que emplearé aquí, entre otras razones porque mi identidad y mi nombre reales no tienen excesiva importancia. Basta decir que me llamo Emilio y que vivo en Barcelona capital. Me interesan desde hace muchos años todos los temas relacionados con el misterio. Tengo un espíritu crítico y no doy nada por sentado, así como una buena dosis de escepticismo. Creo que todo esto es necesario, al igual que ese carácter objetivo, serio y bastante empírico de la ciencia. Me encanta la ciencia, lo cual dista mucho de pensar o de decir que la ciencia es una especie de verdad absoluta, o que ésta y el saber humano actual pueden explicarlo todo. En síntesis, hay que mantener la mente abierta y no descartar nada. Lo que me atrae del misterio y lo que me mueve a escribir es esta idea central, creo que innegable: Hay muchas cuestiones, hechos y preguntas que permanecen sin respuesta en la realidad que nos envuelve. En este planeta, y en otras partes del cosmos, pasan y pueden haber pasado cosas extraordinarias, extrañas, y hasta el momento inexplicables o no explicadas…

(Este artículo en realidad era una extensísima entrada de una sola parte. He decidido, por varias razones, reeditarlo, reestructurarlo y dividirlo en nueve partes, añadiéndole más ilustraciones y creo que mejorándolo en muchos puntos e intentando hacerlo más digerible y atractivo. Por respeto a las personas que postearon comentarios originalmente, esa única entrada original ahora se convierte en la primera parte, para que no se pierdan esos comentarios. Saludos)

111.jpg

“La creación del mundo…para las antiguas Sumer y Akkad”

El mito de Tiamat. Se pueden encontrar muchos artículos en la red que explican esta leyenda de la cultura acadia. Para las personas interesadas en el misterio, será una historia ya bastante conocida. Entonces…¿por qué un nuevo artículo sobre este tema? Este extenso artículo intentará ser una síntesis de muchas de las informaciones que circulan por internet, mirando de ser detallados y exactos. Abordaremos el tema desde dos enfoques distintos:

1-El mito de la lucha entre Tiamat y Marduk en la cultura mesopotámica.

2-Desde el punto de vista astronómico, la teoría del hipotético choque entre los planetas Tiamat y Nibiru.

Veremos también las correlaciones claras entre ambos enfoques del mito, y trataremos otras cuestiones que guardan relación.

Nippur a Mesopotàmia

(Uno de los muchos mapas de la antigua Mesopotamia con las principales ciudades-estado)

Hablar de Mesopotamia no es tan fácil como podría parecer de entrada, ni se limita a una sola cultura como podría ser la sumeria, ya que estamos haciendo referencia a un espacio geográfico y no necesaria ni exclusivamente cultural. Al hablar de Mesopotamia estamos abarcando un período de más de 3.000 años y en el que básicamente se desarrollaron estas cuatro civilizaciones o pueblos: Los sumerios, los acadios, los babilonios y los asirios. El mismo término “acadios” engloba a varias culturas, y además con el paso de los decenios podríamos añadir a los hurritas, los hititas, los cassitas (o kasitas) o los amorreos, por ejemplo.

culturas-antiguas-mesopotamia-noviembre-2015-5-638

De todo ello no es difícil imaginarse que hay cierto grado de complejidad, que resulta hasta ciertamente confuso clarificar las cosas en lo que se refiere especialmente a la religión, los mitos, la cosmogonía y el panteón de dioses. La cultura acadia sucedió a la sumeria, y nos encontramos con que ambos pueblos desarrollaron unos mitos de la creación del universo totalmente distintos, pero que al mismo tiempo, como veremos a continuación, los acadios tomaron a los dioses sumerios e hicieron ciertas modificaciones. Es por todos estos motivos que, para entender el mito de la creación acadio y a sus dioses, primero hay que referirse brevemente a la cosmogonía sumeria.

Cosmologia_sumeria

Según la cosmogonía sumeria, había que imaginarse el universo como una cúpula cerrada rodeada por un mar de agua salada primordial. Por debajo de la capa terrestre, que formaba la base de la cúpula, existía un inframundo y un océano de agua dulce llamado el Apsu (o Abzu). A la deidad del firmamento de la cúpula se le llamó An, y a la de la tierra, Ki, referida comúnmente como Ninhursag. En un primer momento, las creencias sumerias pensaban que el mundo subterráneo era una extensión de la diosa Ki, pero más tarde desarrollaron el concepto de Irkalla (o Kigal, el inframundo). Al mar de agua salada primordial se la llamó Nammu, que llegaría a ser conocida posteriormente como Tiamat.

Diosa madre Nammu

(La diosa madre Nammu, con innegable aspecto de serpiente)

De la unión primordial entre An y Ki nació Enlil, que se convertiría en el dios supremo del panteón sumerio. Después que las otras deidades desterraran a Enlil de Dilmun (el “hogar de los dioses”) por violar a la diosa del aire Ninlil, éste tuvo varios hijos y la descendencia de dioses siguió en varias líneas.

Nammu también dio a luz a Enki o Abzu, dios del abismo acuático. Puesto que Nammu, ese abismo sin forma, se abrió a sí mismo mediante un acto de auto-procreación dando origen a los dioses An y Ki, Enki puede considerarse hijo de estos.

Enlil y Enki

La cosmogonía y el panteón de dioses sumerios es ciertamente confuso. A algunos dioses les aparecen las identidades mezcladas o confundidas, así como también hay discrepancias en cuanto a sus roles o atribuciones y en cuanto a sus relaciones y parentescos. A todo esto añadamos el cambio o las equivalencias de distintos nombres y esa evolución de todos estos aspectos (nombre, poderes…) debido al paso del tiempo y el ser adoptados por las distintas culturas que poblaron Mesopotamia. Y hay muchos ejemplos de este hecho. Por ejemplo (e iremos viendo otros casos), se acepta que, tomando el barro del abismo, los dioses Nammu, Enki y Ninmah crearon al hombre. Así que algunas fuentes dan a estos tres dioses la categoría de Trinidad por haber creado a los humanos (a los que llamaron LuLu), pero la inmensa mayoría de fuentes coinciden en señalar a la tríada sumeria como la formada por An, Enlil y Enki, representando y divinizando así los principios fundamentales del cielo, la atmósfera y la tierra.

El dios An

(El dios sumerio An)

Posteriormente podemos hablar de una segunda tríada de dioses ya para los pueblos semitas (acadios, asirios, babilonios…) formada por Sin (para los acadios, Nanna o Nannar para los sumerios), Ishtar (Inanna para los sumerios) y Shamash (Utu para los sumerios), que se correspondían con la Luna, Venus y el Sol respectivamente.

Inanna

(Inanna o Ishtar, diosa del amor y de la guerra. Aunque esta imagen tiene detrás toda una historia y una controversia. Esta pieza se conoce como el “Relieve Burney” o “La Reina de la Noche” (en el Museo Británico), pieza de terracota que podría representar a Inanna, pero también a Ereshkigal, su hermana y reina del inframundo. E incluso a Lilith, una clase de demonio femenino de la mitología mesopotámica que después pasó a la Biblia. Según la fuente consultada, es Inanna/Ishtar o Ereshkigal)

Como decíamos, la mitología sumeria se aprecia poco ordenada y clara. Ahora vamos a ver la cosmogonía acadia y el correspondiente mito de la creación donde se sigue un patrón más claro y ordenado, y donde ya aparece Tiamat. Los acadios supieron recoger estos mitos sumerios sistematizándolos y aún exportándolos fuera de su ámbito geográfico, además de mantener su interés durante prolongados periodos de tiempo. En la mitología acadia se mantienen por tanto los temas de la tradición anterior pero los dioses se ven sometidos a una mayor abstracción y quedan instalados en un único panteón menos difuso con tendencias centralizadoras y casi monoteístas en torno a Marduk. Porque la tríada sumeria (An, Enlil, Enki) es substituida por Anu, Marduk y Ea (que es el nombre acadio dado a Enki). Si Enlil se convirtió para los sumerios en el rey de los dioses, para los acadios y babilonios será Marduk, por razones que veremos más adelante.

marduk 1

(Marduk, dios supremo nacional de los babilonios, con su dragón Mušḫuššu)

Antes de explicar el mito acadio de la creación, hagamos una breve precisión sobre el dios Enki/Ea. Enki era el señor del Apsu, el dominio del agua dulce bajo la tierra, y al dominarla era el dios del elemento líquido, pero también era el señor de la tierra (Ki), y como principio masculino era agente fertilizador de éstas. Ea significa casa de agua, pero no era una divinidad marina sino que su dominio era el Apsu, y el propio desarrollo del mito nos aclarará este punto. Enki era el dios de la sabiduría y fuente de todo el conocimiento mágico que existía. Instruyó al hombre en las artes y los oficios. Su esposa era Damkina, Ninki o Damgalnunna, y su centro de culto era Eridu.ERIDU

(Eridu en una recreación. ¿Quizá la ciudad más antigua conocida en la Tierra?)

A Enlil pertenecían las Tablillas del Destino o las “Me” (decretos preordenados inmutables de los dioses que fundamentaban las instituciones sociales, las prácticas religiosas, las tecnologías, los comportamientos, costumbres y las condiciones humanas que hacen posible la civilización, tal como los sumerios la entendían, Es decir, leyes fundamentales para garantizar el equilibrio del universo y la sociedad. Aunque se les han atribuido otras significaciones más enigmáticas). Pero era Enki el detentor o el que gestionaba las “Me”.

Enki

  (Enki/Ea, también conocido como Nudimmud, siempre era representado con dos chorros de agua surgiendo de sus hombros, probablemente simbolizando el Éufrates y el Tigris. Sus símbolos también eran el pez y la cabra)

Veamos el mito de la creación para el pueblo acadio: Comienza también con un principio acuoso a partir del cual surgen dos entes o divinidades también acuosas que son Apsu, el océano primordial que rodea la tierra, que es además principio masculino, y Tiamat, que representa el mar impetuoso, el agua salada y que es principio femenino. Se consideraba a Apsu como principio masculino y por tanto para los mesopotámicos era principio de fecundidad, pues para ellos el agua dulce que representa Apsu es el agente que lleva la simiente de la vida y fertiliza los campos.

Al confundirse las aguas dulces y las saladas, los dos principios, nació en primer lugar Mummu, el tumulto de las olas (o la bruma o neblina que cubría las aguas), y a continuación Lahmu y Lahamu, dos serpientes monstruosas cuyo papel en el cuadro religioso fue paulatinamente omitido hasta ser borrado.Lahmu y Lahamu

(Representación figurativa de Lahmu y Lahamu)

A continuación se produjo el nacimiento de dos divinidades: Anshar (mundo celeste) y Kishar (mundo terrestre), que tuvieron como hijo a Anu y éste a su vez engendró a Nudimmud (es decir, Ea)  y a partir de ellos nacen los principales dioses del panteón mesopotámico y pueblan cielo (Igigi) y tierra (Anunnaki). De esta forma se acaba creando la tríada suprema acadia ya mencionada: Anu, Ea y Marduk.

Mientras que Apsu era ese océano primordial, pero de agua dulce, Tiamat era el principio femenino, el mar, representación de las potencialidades del caos prístino. Monstruo hembra, maléfico en las leyendas babilónicas.

Mummu Tiamat 1Tiamat 7(Tiamat, la diosa, la madre dadora de vida, pero también un mortífero dragón)

¿Y que sucedió a partir de ese momento? Esa nueva generación de dioses comienza a perturbar el descanso de Tiamat y en consecuencia Apsu (que era esposo de Tiamat) y su visir Mummu deciden acabar con sus descendientes. Sin embargo Ea, dios de la sabiduría, descubriendo sus maquinaciones los duerme con artes mágicas y después los mata, y de esta forma se apodera de la morada de Apsu y por ello Ea será la divinidad del elemento líquido. En esta morada Ea y su esposa Damkina (también conocida como Ninki o Damgalnunna) engendran a Marduk, con cualidades que superaban a las de cualquiera de los dioses.

EA DAMKINA

(¿Ea y Damkina?)

Ea había logrado someter a Apsu, dejándolo en un largo sopor (y por esta razón el agua dulce está quieta) pero no pudo hacer nada contra Tiamat, que estaba muy enfurecida con la muerte de su esposo. Una criatura llamada Ummu-Khubur creó una camada de seres diabólicos para ayudar a Tiamat en su venganza: Probablemente eran personificaciones de la niebla, las nubes, los remolinos, la tormenta y los relámpagos. No se sabe nada de la naturaleza de Ummu-Khubur, aunque algunos especulan con que era una forma adoptada por la propia Tiamat. Además pueden establecerse ciertas relaciones con la mitología egipcia y los aliados de Set. Pero no contenta con esto, Tiamat creó una legión de demonios liderados por Kingu, que era su amante y uno de sus hijos.

kingu-1

(¿Tendría Kingu un aspecto semejante a éste?)

Tiamat preparaba a sus huestes, ya que el combate con Marduk era inminente…pero abordaremos con todo detalle esa lucha sin cuartel en la segunda entrega de esta serie..

 

 

Anuncios
Categorías: mitos sumerios | Etiquetas: , , , , , , , , , , | 7 comentarios

Navegador de artículos

7 pensamientos en “El mito de Tiamat: ¿Diosa primigenia o planeta faltante? (1)

  1. LeRebel

    ¡Caramba! Y yo que pensaba en algo más modesto, pero no. Felicidades whatgoesaround. Desde luego tiene muy buena pinta. Aún no he terminado de leerlo todo, pero se te ve muy documentado así que tendré mucho gusto en seguirte. Gracias por un blog así.
    Yo también vivo en Barcelona. Igual un día podemos vernos y charlar…
    En fin, ya veremos.
    Saludos.

    Le gusta a 1 persona

  2. Es extensivo de leer, pero necesario, espero no tomen como una cuota de intolerancia lo que voy a decir respecto a las “líneas de investigación” que siguen los supuestos autores David Parcerisa y Anton Parks, por que lo que ellos dicen es eso, solo lo que dicen, tu lo haces mucho mejor, pues diferencias la mitología y la etimología y das la información que vista y analizada de una manera tranquila pero rigurosa, deja sin lugar al par de especuladores mencionados lineas arriba, quienes solo buscan el comercio a partir del sensacionalismo mediante una mezcla insana de todo ya sea la simple cosmogonía, con la ciencia del genoma humano, los mitos, con ciertos hechos en otras latitudes que son introducidos en la mezcla solo por funcionar como ingredientes de intriga e interrogante circunstancial de hechos totalmente inconexos.

    Seguiré leyendo esta entrega, pero te sugiero que partas los capítulos, equilibres los textos con mayor cantidad de gráficos atractivos, que los hay, de esa manera creo que te leerán mas, y ojalá se detengan a leerte, solo con eso podrán descubrir que no deben tomar tan en serio a los especuladores, Parks y Parcerisa con sus supuestas líneas de investigación Noah Krammer y Lara Peinado especulan demasiado, y demasiado es decir DEMASIADO, allí no está el conocimiento, solo el ENTRETENIMIENTO.

    Me gusta

    • Saludos y perdón por tardar tanto en contestar, no sé por qué algunos comentarios se me despistan y después me aparecen por ahí como “pendientes de moderación”. Sé que el artículo me salió excesivamente largo, se me fue de la mano y hasta pensé en estructurarlo. Si me hubiera centrado más y no andado por caminos laterales lo hubiera acotado más. Sobre Parks y Parcerisa, pues no les creo ni de lejos pero al mismo tiempo creo que ahondan de forma válida e interesante en algunos puntos (por ejemplo, los usumgal u otras clases de reptiles). Cosa diferente son las conclusiones que sacan y que casi presentan como la versión real de los hechos. Digamos que los calificaría de “peliculeros”, pero me despiertan cierto interés, tomándolo con mucha cautela, es obvio. Gracias por tus comentarios, que no me tomo como crítica en absoluto. Me parece a mí que no es nada fácil discernir en qué términos mentales, culturales, religiosos o mitológicos se movían esas culturas y esas personas de la antigua Mesopotamia, se pueden extraer conclusiones que se alejen mucho de la realidad, incluso estudiosos que sean “serios”. Saludos.

      Le gusta a 1 persona

  3. Excelente artìculo, la verdad que tengo que felicitarte. Me atrapastes de principio a fin. Han planteado seriamente puntos de vistas diferentes sobre Tiamat y toda la parafernalia que la rodea o relaciona.
    Te saludo desde la ciudad de Florida, Uruguay. Siga adelante.

    Me gusta

    • Muchas gracias. “Nada surge de la nada”. La verdad es que sí, hay mucha parafernalia en torno al tema, sobre todo a Nibiru, gracias a Sitchin y a más gente. Te veo muy activo en Google + o comentando en YouTube a Vicente Fuentes. Florida, Uruguay, dios mío, eso está en la otra punta del mundo. Saludos.

      Me gusta

  4. Lobo Milenario

    Buen trabajo y muy bien documentado. Yo tambien soy de Barcelona asi que si quedais me apunto. Crees que estos Dioses siguen operando en el astral?. Gracias y saludos

    Me gusta

  5. ¡¡Muchas gracias por las buenas críticas!! El tema de los dioses sumerios es absolutamente fascinante, y creo que hay ahí mucho más detrás del simple mito…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: